el salero

Escondí tus notas escritas con agua marina. Como un charquito bajo mi cama, allí quedaron.
En invierno canturrearon.
Luego el sol entró por la ventana y las secó. Solita la sal marchó al salero.

aaa

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo microcuentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s